21-12-2011 / 15:10 h EFE

El deportista extremo Antonio Rodríguez, conocido como "Toñejo" Rodríguez, quien sufrió un accidente que lo dejó parapléjico mientras competía en un campeonato de quad-cross en 1990, ha dicho que ganar de nuevo una competición tras el suceso le hizo comprender que continúa siendo "el mismo, pero sentado".

Es el mensaje que el deportista ha querido trasladar hoy a los usuarios del Centro de Referencia Estatal de Discapacidad y Dependencia de León, especializado en deficiencias físicas y sensoriales graves, que celebra su cuarto aniversario.

Rodríguez comenzó a los quince años a disputar competiciones nacionales de motociclismo y, tras ser campeón de España de quad-cross en 1989, sufrió un accidente en el rally-raid "Quinto Centenario" que lo dejó parapléjico con 26 años.

"Yo creo que fue el destino, porque vine de EE.UU. para ganar esa carrera. A tres kilómetros de la meta, cuando iba en primera posición, salí disparado del quad, me di contra una pared y me rompí la espalda por tres sitios", ha declarado.

"Toñejo" Rodríguez ha asegurado que, mientras estuvo en la UVI tras el accidente, pensó en que no podría volver a competir encima de un quad, por lo que, cuando se recuperó, llamó "a las marcas" para preguntar "si podía comenzar a competir en moto de agua".

"Al final lo que importa es tener una ilusión", ha proseguido, porque, aunque en la primera competición sobre la moto acuática tras el accidente quedó en segunda posición, en 1993 ganó el campeonato de España absoluto de esa disciplina, donde no competía ningún otro discapacitado.

El deportista ha afirmado que la primera vez que pensó que "la pasión puede con todo tipo de obstáculos" fue cuando, estando encima del podium, miró a los lados y vio "a dos pilotos de pie" a los que había ganado.

Cinco años después del siniestro que le provocó la lesión medular, "Toñejo" Rodríguez sufrió lo que ha calificado como "el peor accidente" de su vida, un choque de motos de agua cuando iba primero en la clasificación del campeonato europeo, que le provocó una septicemia por la que pasó nueve meses ingresado en el hospital.

Además de romperse varios huesos, un pedazo de fibra de carbono le entró en la piel y le provocó una gangrena, a consecuencia de la cual casi le amputan una pierna.

Rodríguez ha explicado que los médicos llegaron a temer por su vida, hasta el punto de que una noche entró un sacerdote en su habitación para darle la extremaunción, al que, según sus palabras, respondió: "Yo no me muero ni de coña".

Unos días más tarde, la fiebre empezó a remitir y "Toñejo" Rodríguez fue dado de alta en mayo con la ilusión de competir en noviembre en el mundial de motos de agua de Acapulco (México), donde ganó la tanda clasificatoria y la vuelta rápida.

Tras esto, varias firmas se pusieron en contacto con él para ofrecerle participar en el rally Lisboa-Dakar 2008, y posteriormente en el rally de Dakar Series de Hungría y Rumanía, en los que volvió a participar "en tierra" a bordo de un camión y consiguió entrar en la clasificación en tercera posición, ha recordado.

Convertido ahora en el primer español en pilotar un fórmula uno del mar y con posibilidad de participar en el campeonato del mundo, "Toñejo" Rodríguez ha explicado que, de la misma forma que a él le motiva su "increíble pasión por el deporte", cada uno tiene que descubrir cuál es su ilusión y luchar por ella, independientemente de la lesión o la enfermedad que se padezca.

"La discapacidad no tiene nada que ver con la incapacidad y lo que no podemos hacer es dejar que la sociedad, sin que nos demos cuenta, nos diga cómo tenemos que hacer las cosas, porque cada uno tenemos unos vacíos que tenemos que llenar, aunque nuestra movilidad sea mínima", ha insistido.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2018
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD